PUNTO DE VISTA…la simulación Por Fernando Segovia

Muy cerca estamos de la elección a celebrarse el 5 de junio y todos los ciudadanos del estado tendremos la oportunidad de votar (que vale más que mil likes) por Gobernador, presidentes municipales y diputados locales.

La contienda es por primera vez muy cerrada en varios frentes y hemos vistos un sube y baja de militantes, con cambios acrobáticos impensables, Morenos al PAN, PRDISTAS al PES, PRIISTAS que se van y después regresan, total un rio muy revuelto, muchos buscando posiciones y casi todos importándoles muy poco el pueblo.

Claro que todos tienen derecho de decir rojo, azul, verde, amarillo o lo que deseen. En realidad esta gente, cuando ya tomó la decisión, lo expresa en los medios y todos se enteran de que lado de la cancha juegan. Al menos sabemos hacia donde van.

Los que me preocupan son los simuladores, los que fingen institucionalidad, expresan en público su lealtad al partido que pertenecen, pero en lo oscurito apoyan a los contrarios y créanme hay miles de ellos. Aunque su forma de operar es poco ética, ellos serán el fiel de la balanza en esta elección. Suena duro pero a eso hemos llegado en aras de quedar bien con todos.

Piensan, si mi partido gana, quedo bien parado….si ganan los contrarios también me irá bien, pero todos los partidos políticos deberán tomar en cuenta que así como hoy operan en la sombra a favor de otro, mañana harán lo mismo y es que esta isla es de golondrinas, cuando no les conviene alzan el vuelo donde el alimento ($) esté mejor.

Está elección la deben decidir los ciudadanos, quienes saben sus necesidades y quienes también deben elegir a conciencia, sin pasiones, pasando a los candidatos y sus propuestas por el filtro de la credibilidad. ¿Quién cuenta con más experiencia? ¿Quién realmente ha apoyado a la gente? ¿Quién si podrá cumplir lo que ofrece? Por un momento hay que ver a los candidatos como seres humanos, sin filias partidistas y con una visión, de que es lo mejor para Cozumel, nuestra casa, nuestro paraíso terrenal, el hogar de nuestra familia. Votemos este 5 de junio, con civilidad y no permitamos que los simuladores decidan por nosotros.