HOY HAY TURISMO EN COZUMEL POR LOS PRECIOS BAJOS DE LOS BARCOS. —Por Javier Aguilar Duarte

     Por décadas los cozumeleños hemos vivido sujetos a los diferentes monopolios que desde siempre han dominado nuestra isla

En todos los ámbitos, los beneficios son para unos cuantos, así hemos visto por ejemplo, que por más de cuatro décadas, los molina nos han cobrado lo que se les ha dado la gana en el servicio del transporte marítimo ya no solamente en el cruce de pasajeros sino también en el de carga y vehículos.

Ha habido varios intentos por terminar con este lacerante monopolio que en temporadas vacacionales como la actual, llegaron a cobrar hasta $ 200 pesos por persona en viaje solo de ida.

Hace algunos años, un grupo de cozumeleños intento darles la pelea para tratar de frenar sus abusos y se enfrentaron con dos grandes problemas, primero la apatía de los propios cozumeleños que en lugar de viajar en esos barcos lo hacían mejor en los barcos México; segundo: la embestida que emprendió en su contra este pulpo que controla playas, cruceros, tiendas, etc., embestida que culmino con un supuesto salvataje lo cual hundió a esta empresa naviera.

Con el paso de los años, la empresa construida por los cozumeleños entre los que se encuentra Roberto Borge, papa del ex gobernador le gano un juicio a los barcos México y esta empresa fue condenada a pagarles arriba de mil setecientos millones de pesos, pesos más pesos menos, como pago de los daños y perjucios que le fueron causados a estos empresarios con la farsa del salvataje del que di cuenta en líneas anteriores.

De pronto nos enteramos los cozumeleños que llegaba a la isla otra empresa de transporte marítimo, que se dice son socios los hijo de Marta Sahagun y casi hicimos fiesta pensando que por fin el precio del barco que por cierto era el más caro del país y de varias partes del mundo, iba a terminarse.

Al principio se estableció una verdadera competencia y efectivamente empezaron a bajar los precios de los barcos, pero poco nos duró el gusto a los habitantes de la isla, ya que ambas empresas se pusieron de acuerdo y no solamente igualaron los precios sino que también se turnaron los horarios, así que de chaleco tenías que cruzar en alguno de los barcos que ellos dispusieran. Violando flagrantemente la ley federal de competencia económica y con el beneplácito de autoridades de todos los niveles: municipales estatales y federales.

Desde hace aproximadamente dos años si no mal recuerdo, los empresarios cozumeleños que habían sido derrotados aparentemente en el primer round, volvieron por la segunda vuelta.

De pronto, apareció con otro nombre, barcos caribe, la empresa naviera que había sido apabullada pero que en los tribunales le gano miles de millones de pesos a los Molina.

Hoy, con gusto, vemos que el precio del cruce a Cozumel esta en 50 pesos, o sea, durante décadas los Molina nos agarraron de sus pendejos justificándose siempre con el apoyo de las autoridades marítimas, diciéndonos que por el precio de los insumos, no podían cobrar menos, hoy quisiera saber cómo le están haciendo para poder “subsistir”, cobrando los precios tan bajos que desde siempre debieron habernos cobrado.

Sé que por los conflictos políticos y porque se asegura que el dinero de los barcos caribe es dinero mal habido, podrían ser embargados o suspendido sus servicios acción que se tomaría desde niveles centrales para dejar de afectar a los poderosos Molina y Bibriesca, si se llega a comprobar que estos barcos fueron comprados con el dinero de los quintanarroenses, ¿qué les parece si le pedimos al gobernador Carlos Joaquín, que sean utilizados como parte del capital de una empresa estatal y sigan dando servicio con el propósito de que los cozumeleños sigan siendo beneficiados con los bajos precios de cruce?

En lo personal, me daría mucho gusto seguir viendo que la economía cozumeleña se levanta con la llegada de cientos de visitantes que antes se quedaban parados haciendo números y al darse cuenta que el pasaje por persona les salía en 500 pesos mejor optaban por conocer otros lugares y dejaban de ir a Cozumel

Se los dejo de tarea a nuestras autoridades, a final de cuentas, si se compraron esos barcos con nuestro dinero como afirman, pues propongo que lo convirtamos en una empresa de participación estatal, tendrán el talento para hacerlo?, al tiempo